7.2.10

.


Me formo una coraza infranqueable para tus palabras,
ya sean afiladas como navajas,
ya golpeen fuertemente como ariete contra el portón de mi castillo.

Regresan tus palabras contra la boca que las pronuncia,
rebotan en mi costra y cargan el doble de daño,
engarzan mi asco
y no he de abrir la boca,
ni tan siquiera tengo que pensar en contestarte
para herirte de muerte,
para juguetear entre mis dedos con tu orgullo.

Y ME HINCHO. Me hago más grande que el mundo,
multiplico mi extensión en tu cabeza hasta que reboso,
hasta que empiezo a emanar por tus oídos,
hasta que tus palabras
como entonadas por mí
te ensordecen,
te aturden,
te colapsan de tal forma que tu cara se vuelve la mía
y te odias a ti mismo.

Ahora que soy dos, siento dos cosas.
O me quiero y me odio, o me odio doblemente.
Pero mi múltiple perspectiva es tan confusa...
Dulce y amargo a la vez,
despierto y soñando, susurro a gritos.
(...pero asesinato es suicidio ahora...)

Me/te quiero como a ti/mí mismo.

1 comentario:

  1. ¿transtornos bi-tri-multi-polares?
    yo algo sé de eso...

    ResponderEliminar